EL CASCANUECES – Ballet Nacional Ruso – 20 y 21 de Diciembre – 1 y 2 de Enero

Acto Primero

En una antigua ciudad alemana, a principios del siglo XIX en la Nochebuena la gente se prepara para la Liesta. Entre los invitados a casa de los Stalbaum está un viejo chiLlado, inventor de juguetes y amigo de los niños, Drosselmeyer. El salón de la casa está decorado para la Liesta. Están llegando los invitados. Llega Drosselmeyer con los regalos. Entran corriendo los niños. Empiezan a jugar a la gallina ciega. En el juego participa Drosselmeyer y le vendan los ojos. Después del juego empiezan las danzas. Drosselmeyer, disfrazado de mago hace un pequeño espectáculo teatral en el que el Rey de los Ratones quiere secuestrar a la Princesa, pero el valiente Cascanueces le derrota y salva a la Princesa. Drosselmeyer tiene preparadas muchas sorpresas para los niños, les enseña un payaso con motor de cuerda, una muñeca… Pero a Masha lo que más le ha gustado de todo es el Cascanueces. Franz intenta quitárselo y sin querer lo rompe. Drosselmeyer lo arregla. Masha acaricia su juguete favorito. El reloj marca las 10, ya es tarde. El baile se acaba, se apagan las luces…

La noche. La habitación del árbol de navidad está iluminada con la luz de la luna, parece misteriosa, llena de secretos mágicos. Superando el miedo, Masha ha venido a ver al “enfermo” Cascanueces, le abraza y se duerme. Masha ve en su sueño como los ratones llenan la habitación, guiados por su Rey. El valiente Cascanueces llama a los soldaditos de plomo a la guerra con los ratones. Pero las fuerzas de los ratones son superiores y al final el Cascanueces tiene que enfrentarse sólo contra el Rey de los ratones y su ejercito. Cuando todo parece perdido, Masha, superando el miedo, golpea con su zapato al Rey y así salva al Cascanueces, quien termina derrotando al Rey de los Ratones; éstos huyen y Drosselmeyer convierte al Cascanueces en un bello Príncipe. Desaparecen las paredes de la casa y nos encontramos en el extenso territorio de la nieve, en el mágico corro se mueven los ligeros copos de nieve. El Cascanueces- Príncipe invita a Masha al mágico palacio de sus sueños

Acto Segundo

Masha y el Príncipe navegan por el Reino mágico. Se encuentran con angelitos y muñecos, mientras la orquesta de los bondadosos enanitos toca unas bonitas melodías. Masha y el Príncipe son felices: han llegado al Reino de sus sueños. Aparece Drosselmeyer, en sus manos está el Cascanueces. ¡No puede ser que todo fuera solamente un sueño!.. Con su varita mágica, Drosselmeyer convierte el sueño en realidad.